Bardenas Reales de Navarra

 

Las Bardenas Reales de Navarra

Es uno de los principales destinos turísticos de la comunidad Foral. Con casi 43.000 Hectareas de superficie y dividida en tres zonas, puedes disfrutar de ellas en mas de una jornada.
Bien en 4×4, andando, para hacer fotografías, conocer su flora y su fauna que aunque escondida es abundante y sorprendente, en pareja o cuadrilla, una velada con la luna llena, un atardecer eterno, un sin fin de posibilidades de disfrutar este entorno.

La vereda del Cierzo

Te hará disfrutar de tu estancia, te hará cómplice de sus misterios, te transmitirá sus encantos y te enseñara a leer la naturaleza, a interpretar el parque natural de Las Bardenas Reales de Navarra para que puedas regresar siempre que quieras.
La Bardena Blanca, ocupa la parte central de la Bardena, seguramente será la mas conocida por sus áridos paisajes y sus formaciones casi lunares. Sus suelos con gran contenido en sales y yesos le han dado el color con el que se la nombra, Bardena Blanca. La mas desértica de las tres y la más visitada, donde fácilmente podemos ver colonias de buitres y en primavera incluso el alimoche, el mas pequeño de la familia.
Su escasa vegetación convierte esta zona en  una verdadera estepa, con horizontes infinitos y donde ver las puestas de sol es siempre un espectáculo de luces y colores, de sombras y sensaciones.

Siguiendo al sol en la Bardena.
Puesta de Sol en la Bardena Blanca.

No se puede negar su apariencia desértica, quizá no similar al Sahara africano en algunos aspectos, pero si en cuanto a la soledad, la sequedad en sus veranos, las tardes interminables y sus rojizos atardeceres. Parece extraño, todo esto junto al río Ebro, el mas caudaloso de la peninsula, agua y desierto en una misma región, Ebro y Bardenas van de la mano, tanto en la parte Navarra como en la aragonesa.

 

Visita Bardenas reales al atardecer
Luna llena halloween Bardenas reales

Otro componente importante en la personalidad de Las Bardenas es el Cierzo, viento dominante, peinante de sisallos y que le da caracter y dureza, mas si cabe, a esta árida tierra. Clásico viento del Valle del Ebro, que corta en invierno, suaviza en verano, y presente durante todo el año, seca el aire bardenero.
Moldeador de cabezos, cegador con el polvo, ensordecedor a veces, pero que se echa de menos cuando no está, es uno de los agentes erosivos mas importantes de las Bardenas, cambiantes con el tiempo y diferentes a cada visita.

Rutas en 4x4 Bardenas reales de Navarra
Rutas en 4×4 Bardenas reales de Navarra, La Blanca